BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

suscribirse a mi canal

Datos personales

5.10.16

NO PUEDO CONCEBIR MI VIDA SIN DIOS

NO PUEDO CONCEBIR MI VIDA SIN DIOS

   Wiesel, uno de los supervivientes del holocausto judío, Premio Nobel de la Paz, decía: “No puedo concebir mi vida sin Dios. Mi relación con Él va desde la confianza más auténtica a la rebeldía más manifiesta. Entiendo la vida contra Dios pero nunca sin Dios”.

    Wiesel comprendía que su vida sin Dios estaba llamada a la nada y al sin sentido más cruel, al tiempo que se apaga el calor de su rebeldía más certera en ese Dios de sus padres, cada día más vivo y más unido al sufrimiento.


    Son muchos los problemas que surgen si Dios no existe: Si Dios no existe, el sufrimiento y el mal queda sin remitente y se ahoga en su propia queja. Sin Dios el problema del mal y del sufrimiento se acentúa aún más, porque entonces nuestras quejas se quedan sin remitente y nuestra esperanza de que las víctimas del mal reciban justicia palidecen sin remedio. Efectivamente, la negación de Dios ha hecho aún más angustiosa la experiencia del mal, dejando al hombre sumido en un estado de desesperanza.

    La dimensión religiosa jamás rechaza de cuanto humano hay en la realidad y en el hombre mismo, armoniza la fe y la razón con una alianza no exenta de conflictos pero que las convierte en dos alas en favor de la libertad y de la verdad, da razones para vivir en medio de una cultura cada vez más cambiante y más fugaz, remite nuestra existencia más allá de ella misma dando soporte al ansia de felicidad y de eternidad que tenemos todos los humanos

Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta. Compártelo en las redes.

Conóceme un poco más