BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

suscribirse a mi canal

Datos personales

22.7.16

VOLVER AL AMOR PRIMERO

VOLVER AL AMOR PRIMERO

    En este día, por favor, únete íntimamente a Dios, Trinidad santa y eterna, Misterio de Amor, Misterio de Comunión y de Comunicación.
   Cada ser humano llevamos en nuestro ser la impronta del Dios Trinitario, y por esta razón somos un “proyecto de amor en las manos de Dios”. ¡Si, hemos sido creados para el amor y por el Amor!

   En el principio existía el Amor, y el Amor se expandía llenando de vida la sombra. Todo fue creado por el Amor, dejando su impronta en todo lo existente, y el Amor lo penetraba todo y lo invadía todo.
Todo se hizo por Amor y sin Amor no se hizo nada de lo que se ha hecho. El Amor llenó todo lo creado, infundiéndole su impulso creador y su armonía.

   Muchos hombres y mujeres olvidaron este principio, y los profetas recordaban este principio, y la exigencia primera para volver a Él.
   Predicaban por encima de todo volver: volver a la razón misma de todo lo existente y al encuentro de Aquel que “nos atrae con correas de amor”. Y desde ahí, la fe adquiría su frescor primero y su dinamismo original.
   Los profetas no dejaban de recordar que la fe es confiar y responder al ofrecimiento y radicalidad al “Amor primero”, la luz original que nos ayude a soportar las propias oscuridades.
   Los profetas gritaban en las plazas que “no hay soledad ni túnel que Jesús no pueda atravesar contigo” (D. Ange).
   Los profetas susurraban que la esencia misma de la felicidad no está lejos del amor y que el secreto de una vida realizada no es otra cosa es llenarla de amor, haciendo nuestras las palabras de Tácito, historiador y orador latino: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor”

   ¡Si, los profetas gritaban al viento que solamente el amor hará posible que hagamos que “el mundo sea un poco más hermoso y mejor, por haber vivido tú en él” (Og Mandino)!
    ¡Si, los profetas recordaban que “puesto que es Dios quien nos ha amado primero, ahgora el amor ya no es sólo un “mandamiento”, sino la respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro” (Benedicto XVI. Deus Caritas est, 1).

   No olvides en el largo palpitar de tu existencia el impacto del amor primero hacia  Dios. Los días con nubarrones impiden ver el sol aunque él está detrás grandioso y brillante, así también la noche oscura ciega al alma para "ver" a Dios aunque Él está en su más recóndito centro.

www.marinaveracruz.net


Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta. Compártelo en las redes.

Conóceme un poco más