BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

suscribirse a mi canal

Datos personales

30.7.17

LA FELICIDAD


LA FELICIDAD





La vida del hombre es una aspiración hacia la felicidad. Aristóteles, el filósofo griego más importante de todos los tiempos, afirmaba que la felicidad es el bien supremo del hombre.
A veces, buscamos la felicidad fuera de nosotros mismos y nos equivocamos, pues la felicidad está dentro de nosotros mismos.

Aunque todos aspiramos y queremos ser felices, no todos buscamos la felicidad por el mismo camino: Unos se pierden en la espiral del placer y del dinero como si navegaran en un “laberinto sin retorno”; Otros se obsesionan dominando sus pasiones como si todo dependiera de la voluntad y del dominio interior., y otros saben que el camino de la felicidad pasa necesariamente por amar intensamente a los seres humanos, porque piensan que “el que no vive para los demás, se deshumaniza a sí mismo” (Padre Arrupe).
La búsqueda de la felicidad y la realización personal no son tareas fáciles. Sin duda alguna, son las mayores empresas que un ser humano debe de realizar y la meta hacia donde se encamina, de manera consciente o inconsciente, todos nuestros actos y trabajos.
La andadura hacia la felicidad tiene, a mi juicio, dos elementos insustituibles, que se convierten en auténticos retos de la misma conquista. Por un lado, la capacidad para asumir sin asperezas las dificultades que conlleva un proyecto de vida coherente y responsable. Por otro lado, aceptar nuestra propia existencia, con sus luces y sombras, éxitos y fracasos, cualidades y defectos, sin mentiras ni engaños.
La realización de esta andadura conlleva un principio ineludible en su conquista, tremendamente fugaz y pasajera en su temporalidad, y consiste en aceptar el momento presente. Y aceptar el presente implica reconocer la visión trágica de la vida.
Para hacer transitable este recorrido necesitamos puntos cruciales de apoyo para no caer en la desesperanza. Estos apoyos deben dar respuesta a la pregunta del para qué y el porqué de nuestra vida, siempre amenazada en su mismo trayecto.
Nuestra principal tarea en la vida es ser felices porque, como bien decía A. Comte, “vivir para los demás no es solo la ley del deber, es también la ley de la felicidad”. Ese es el deseo de Dios, pero el camino más seguro es hacer felices a los demás.
Sé feliz haciendo felices a los demás, sabiendo que hacer feliz al otro no está lejos del amor, que “es la afinidad que conecta y une los elementos del mundo…De hecho, el amor es el agente de la síntesis universal” (Pierre Teilhard de Chardin)!



Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta.
Compártelo en las redes.



Conóceme un poco más