BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

suscribirse a mi canal

Datos personales

30.7.17

DIOS Y EL PROBLEMA DEL MAL



DIOS Y EL PROBLEMA DEL MAL






   El sufrimiento y el dolor, la guerra y el hambre, la muerte de los seres más queridos y la injusticia más atroz, los desastres naturales y las masacres etnias enteras en el mundo hacen estallar una pregunta en forma de estupor y sobrecogimiento: ¿Por qué Dios permite el mal?

   Esta pregunta no es nueva en la historia humana pero se recrudece ante el sufrimiento humano y la muerte de los más débiles, especialmente de los niños. Además, desde siempre esta pregunta ha sido planteada no sólo desde conciencias lejanas a la dimensión religiosa sino desde personas creyentes que han querido encontrar una respuesta válida desde su confianza en Dios.

   Johan Baptist Meztz sugería una “mística del sufrimiento junto a Dios”, es decir, “orar haciendo preguntas, brotadas de la angustia y quedarse a la expectativa, como Job o como Jesús en la cruz, ante el silencio de Dios”.

    Muchos hombres y mujeres se preguntan angustiados, y su oración es una queja del “aparente silencio de Dios”, aunque bien sabemos que Dios se manifiesta misteriosamente en el corazón del que lanza esa queja.

   Desde el sufrimiento del inocente, no abandones la confianza en Dios si te preocupa el sufrimiento del inocente. Desde Él encontrarás una respuesta profunda al dolor tan cercano en el hombre y mirarlo con fe puede ser la única respuesta que no nos haga anclarnos en nuestra angustia.

   No olvides que Dios se hace “bálsamo en el dolor”, condolencia en los sufrimientos, reconociendo que Él se hace presente en el que sufre, haciendo suyos los sufrimientos de toda la humanidad.



Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta. 
Compártelo en las redes.




Conóceme un poco más